Get Adobe Flash player

Menu del día

Primer sold out de la banda, no se cansó de repetirlo John Franks, el líder de Smile. Y es que el grupo de Getxo se ha marcado un discazo. Este Out Of Season se sitúa como uno de los mejores discos nacionales del 2013 por méritos propios. Y para muestra el llenazo de anoche en la madrileña sala Moby Dick.

Para abrir la noche, el acústico de Willy Naves que estuvo correcto pero no hizo justicia al sonido de su disco. Esperamos poder verle pronto con banda.

Quince minutos más tarde saltaban a escena Smile: dos eléctricas, bajo, batería, acústica y voz.

Fight fue la elegida para empezar el concierto, al igual que en el álbum, que hizo calentar al público a base de un sencillo “ooohhhh ohhhhh” que se repite durante la canción. Sin pausa tocaron Good Old Times, de lo mejor del disco, para dar paso a temas anteriores como Island Paradise.

No hicieron esperar mucho para tocar su ya gran éxito City Girl que puso al público patas arriba. Daba la impresión de que se estaban quitando sus mejores balas nada más empezar y que el concierto podría decaer. Era arriesgado empezar con tanta fuerza. Pero nos equivocamos. Lo tenían todo perfectamente estudiado.

John presentó Lucky Day como el tema que da sonido al último disco. Daba igual rápidas o lentas, la gente estaba entregada a la música que envolvía la sala. El propio john se dió cuenta, “no quiero que se acabe…no quiero que se acabe nunca”, dijo antes de volver a su anterior disco All Roads Lead To The Shore para marcarse All He Needs enlazándola con la gran All You Need Is Love de The Beatles.

Franks lleva tocando por todo el país Do As I Want a pelo, como él propio explicó. En su primer llenazo no podría al menos sino intentarlo. Cantó la primera estrofa para finalizarla con la banda al completo. Antes de los bises cantaron entre los cinco la versión de Oh La La de The Faces. Momentazo que hizo que el público se arrancase con el típico “otra, otra…” mientras el quinteto abandonaba el escenario.

Poco tardaron en volver, para no romper el hechizo. Happy People y Everytime dejaron paso, y nunca mejor dicho a que la banda se situara, de nuevo a pelo, en medio de la sala para interpretar junto al público Give Me Back y completar una hora y media que se hizo cortísima a todos los presentes.

Cabe destacar que las entradas se vendían durante Octubre a 10 euros, y luego a 12. Además el grupo salió al puesto de merchandising a firmar discos, camisetas, posters, incluso un iphone. Y aun asi dieron las gracias por pasarse a su concierto en época de crisis. Hay que tomar nota.

Gracias a December Producciones por la invitación