Get Adobe Flash player

Menu del día

Por fin el trío de California decidió pasarse por España. No llega con la gira de Neighborhoods, sino con la de su 20 aniversario.

El Palacio de Deportes de Madrid no estuvo ni cerca de llenarse, esa es la verdad, pero el ambiente era bueno, y la expectación, máxima.

A los locales Everlyn les tocó realizar la difícil labor del telonero. El sonido no fue el mejor, la complicidad con el público no consiguió darse, y lo más importante es que Paramore ya estaba inventado. No quiero quitar méritos al grupo. No es de extrañar que estos chicos tengan sus propios seguidores, pero no aportan nada nuevo a la música y se les ve como unos chavales que aun tienen mucho que aprender y no dedicarse a correr por el escenario.

The All-American Rejects son los invitados de lujo en esta gira y la gente los esperaba impacientes. Salieron con mucha fuerza. Tyson Jay Ritter, voz de la banda, salió cual saltimbanqui disfrazado con un traje rojo de torero, probablemente comprado en los chinos. Un guiño hacia el público español quizá un poco desafortunado.

Nueve temas que comenzaron con Dirty Little Secrets y el primer momento de explosión del recinto. Todo hacía presagiar un show energético que no decaería. Pero me equivoqué. La banda comenzó a centrarse en su último disco Kids In The Street, que sigue la línea de los anteriores pero no es lo que se demandaba en ese momento.

Con esto, el grupo terminó con tres de sus grandes éxitos, It Ends Tonight, Move Along y la buenrollista Gives You Hell a dúo con una chica a la que presentaron como su princesa en Madrid, y con la que dejaron un buen sabor de boca a pesar del ya mencionado error en la vestimenta.

Puntuales a su cita llegaron Blink 182. Tres sobre el escenario, Mark al bajo y a la voz, Tom a la guitarra y a la voz y Travis a la batería… ¡¡¡y qué batería!!! Probablemente el único grupo en el que la estrella sea el de detrás.

Un montaje bastante sencillo para lo que sería normal en este tipo de bandas. Unas proyecciones nada impresionantes en unas pantallas de LED’s que iban subiendo y bajando, y un buen juego de luces.

Nuestra vuelta a la adolescencia comenzó con Feeling This, y ya la gente estaba en el bolsillo. Y es que había muchas ganas. Un público con una edad comprendida entre los 15 y los 30 años. Los primeros recogiendo la herencia que les han dejado los segundos, y ellos, más cerca de los 40 que de los 30, tratando de agradar a todos.

Mark se mantuvo bastante activo durante todo el concierto y se movía hacia la zona en la que estaba Tom cuando no le tocaba cantar. Tom estuvo más parco en movimientos aunque era el que empezaba a tocar los acordes de algunas canciones que no estaban en su repertorio como Blow Job o When You Fucked Grandpa. De Travis no se puede decir nada malo. Palabras ninguna, de moverse por el escenario nada de nada, pero ya sólo verle tocar es una maravilla. La banda lo sabe y por ello tiene su momento de solo en el escenario en un tema que ya se conoce como Can A Drummer Get Some? en el que Barker toca la batería sobre una base dance hecha para la ocasión.

Todos sus hits sonaron, sin que nadie pudiera decir eso de “a mi me ha faltado esta… o esta otra”. What’s My Age Again?, The Rock Show o All The Small Things se mezclaron con temas de su última época antes de su separación como I Miss You o Down obteniendo la misma respuesta del público. no sucedió como en cualquier otro concierto en el que una canción es más celebrada que otra. Todo son grandes éxitos y eran festejados de un mismo modo. Sólo unos momentos más relajados se dieron con los temas de su último disco. No conseguirá ser el superventas de sus discos anteriores, y nos conformamos con su nivel medio, pero eso se nota en directo. After Midnight, Up All Night y Heart’s All Gone no tienen ese tirón esperado,y quizás por ello casi no se toca nada de este álbum.

La fiesta era total. El público consiguió que sonara incluso un trozo de Seven Nation Army de White Stripes. ¿Qué más se podía pedir?

Para los bises un par de temas para los fieles, Carousel y Dammit, sus primeros éxitos, sumados a los 30 segundos escasos de Family Reunion y lluvia de confeti.

Una despedida demasiado rápida, se esperaba más agradecimiento para la entrega que tuvo el público madrileño, y un Mark que se quedó para aporrear un poco más las cuerdas de su bajo como final del show que aunque contó con 24 canciones concluyo en menos de hora y media.

Setlist Blink 182:

1.Feeling This
2.Up All Night
3.The Rock Show
4.What’s My Age Again?
5.Down
6.I Miss You
7.Whising Well
8.Dumpweed
9.Always
10.Violence
11.After midnight
12 .First Date
13.Blow Job
14.Heart’s All Gone
15.Man Overboard
16. When You Fucked Grandpa
17.Ghost On The Dancefloor
18.Fuck A Dog
19.All The Small Thing
20.Josie
21.Can A Drummer Get Some?
22.Carousel
23.Dammit
24.Family Reunion

Setlist The All-American Rejects:

1.Dirty Little Secret
2.Top Of The World
3.Swing Swing
4.Kids In The Street
5.Walk Over Me
6.Gonzo
7.It Ends Tonight
8.Move Along
9.Gives You Hell